Con la llegada del calorcito y la primavera, es más frecuente comer al aire libre. Por eso acercamos opciones de sándwiches seguros para un picnic diferente y muy sabroso.

Es un clásico el picnic de la primavera, en todo el país y para todas las edades. La llegada de una de las estaciones más alegres, sumado al contexto pandémico que tanto nos encerró, nos empuja a pasar gratos momentos al aire libre.

Por eso es común que armemos salidas y escapadas, donde hay un bocado que no se discute: los sándwiches.

Los sándwiches son de preparación simple y fresca, pero no por eso son aburridos. Al contrario, podemos encontrar sándwiches con toques de gourmet.

Lo particular es que hay un sándwich ideal por paladar, más allá de que hay clásicos que no fallan.

El tema de comer afuera es la conservación de los productos. Debemos tomar precauciones para que nuestros sándwiches sean seguros a la hora de consumirlos.

Con la llegada de la primavera y los picnic al aire libre, le damos la bienvenida a las comidas más livianas y frescas, como los nuestros amados sándwiches.

Niños y pantallas: ¿ya es hora de que tenga una Tablet?

Pensando el picnic

Hay quienes emprenden algún picnic más sofisticado, pero lo cierto es que no hay mejor menú al aire libre que aquel que se pueda comer sin utensilios, sin cubiertos, ni grandes estructuras. Acá el picnic es de manta en el césped y algunas opciones de sándwiches.

Lo mejor es que son fáciles de preparar y fáciles de comer, sin protocolos.

Otra gran ventaja es que los podemos producir en casa o los preparamos a gusto de los comensales en el lugar del encuentro. Nada limita los buenos sándwiches.

Un dato no menor es la conservación. Si los llevamos preparados o llevamos todos los ingredientes para armar allá, tengamos especial cuidado con la conservación de los alimentos, procurando no pierdan frio. Esto podría afectar el estado de los productos lo que implicaría una posible intoxicación o algún malestar estomacal.

Consejos para sándwiches seguros

Si buen es muy común que sean de milanesa, pollo o alguna carne precocida, lo cierto es que por lo general los sándwiches son de fiambre.

Según los especialistas, si utilizamos fiambres ya curados como el jamón crudo, una vez cortados, pueden estar sin frío unas cuatro horas a temperatura media, pero si son cocidos no deben estar fuera de la heladera más de dos horas.

Un buen consejo es colocarlos separados en recipientes herméticos y proporcionarle hielos o bolsas enfriadoras que prolongan la temperatura baja.

También las bolsas con cierre hermético son grandes aliadas.

Sándwiches tipo gourmet

Siempre podemos llevar los sabores un poquito más allá, aunque sea para un picnic.

Es cierto que muchos sándwiches relativamente tradicionales llevan lechuga y tomate.

No conformes, muchos innovan y prueban alternativas, lo que termina abriendo una puerta sabrosa a nuevos sabores.

Es muy apreciada, y casi de moda en estos días, la inclusión de palta en los sándwiches. Le da un toque sofisticado y saludable.

Si nuestros sándwiches son de jamón crudo, no nos conformemos solo con queso y busquemos combinaciones con hojas de rúcala y parmesano. Un placer.

Hablando de sándwiches de jamón crudo, si queremos alejarnos un poco de la mayonesa, podemos cambiarla por manteca. Queda genial.

Y ¿por qué no sándwiches beggies? Animémonos a rellenar nuestros panes con rodajas de berenjenas, zucchinis, lonjas de zanahoria o calabaza que previamente hayamos grillado o pasado por fritura. Quedan muy sabrosas y saludables.

Si queremos más cambios aun, probemos sándwiches rellenos de atún o salmón. Eso sí, nada como un toque de limón en el pan.

Otra opción es preparar el pan a la española, frotando sobre la superficie tostada del pan primero ajo y luego tomate fresco.

Ya que estamos con los aderezos, recordemos que los cuanto menor huevo tengan, mejor será su conservación.

Combinaciones hay miles y cada paladar tiene tu ranking. Solo es cuestión de prepararnos los mejores sándwiches para que el picnic sea perfecto.