Ya comenzaron las clases y todas las actividades extracurriculares. La alimentación es el combustible de los peques. Acercaremos recetas saludables y fáciles para niños.

Si dejamos que los chicos elijan, todo se resume a papas fritas, milanesas, pizzas, panchos y no mucho más. Y es entendible. Son riquísimos.

Pero claramente, cuando los peques comienzan con todas sus actividades a full, debemos hacer lo posible por prepararles recetas saludables que les brinden todo lo que su cuerpo necesita para un desarrollo intelectual y físico completo.

Muchas veces nos cuesta que los nuestros hijos coman verduras cocidas de manera tradicional, es decir, hervidas en agua. Lo cierto es que son sanas, pero incluso el mismo hervor les quita propiedades.

Hoy podemos poner en marcha recetas saludables utilizando la vaporera por ejemplo, y que todo se cocine en sus propios jugos naturales. La plancha es buena compañera de las verduras, así como también el grill eléctrico.

Si queremos fritar de manera saludable, entre las opciones encontramos las freidoras de aire. Crocante y rico. Como vemos, solo hay que buscar recetas.

Herramientas hay. Nos toca ser ingeniosos y aprovecharlas al máximo para preparar recetas saludables para los niños y fáciles para los padres.

Acercamos varias ideas para que los peques empiecen a ver las verduras de otro modo.

Niños y pantallas: ¿ya es hora de que tenga una Tablet?

Recetas saludables para los peques

Si no andamos con muchas nuevas ideas, aquí van algunas simples recetas saludables.

Minipizzas saludables de berenjena

La base de estas mini pizzas son berenjenas en rodajas. Y de dip podemos sumar lo que más les guste: jamón, aceitunas, tomates, huevo.

Ingredientes:

1 berenjena

Salsa de tomate

Mozzarella rallada

1 morrón rojo

Orégano

Aceite de oliva

Sal

Preparación:

Lavamos y cortamos la berenjena en rodajas de cinco milímetros. Las colocamos en la bandeja pizzera sobre papel vegetal. Condimentamos con sal, orégano y rociamos con aceite. Las asamos hasta que estén tiernas en horno precalentado a 200 grados. Las retiramos y en cada una ponemos una cucharada de salsa de tomate, queso rallado y morrón en cubitos. Horneamos o grillamos cinco minutos más y listo.

Nuggets de espinaca

No hay peque que se resista a los nuggets. En este caso, el componente principal son las espinacas que vienen acompañadas por queso, almendras y hierbas.

Ingredientes:

400 gr. de espinacas

½ taza de almendras peladas

1 y ½ taza de pan rallado

1/4 taza de semillas de lino o sésamo

½ taza de queso rallado

2 huevos

Albahaca y orégano

Sal

Preparación:

Trituramos las almendras en la procesadora y añadimos las espinacas sin parar de triturar. Añadimos los huevos batidos, media taza de pan rallado, las semillas, albahaca, orégano, queso y sal. Y ya precalentamos el horno a 180 grados.

Mezclamos todo, formamos bolitas con la masa y las aplastamos. Luego las rebozamos con pan rallado y las colocamos en la bandeja del horno untadas con aceite por 20 minutos, hasta que estén dorados.

Agregamos unas galletas saladas de zanahoria

Pueden venir muy bien para todos los momentos del día, incluso como colaciones.

Pocos ingredientes, y mucha vitamina A y minerales. Además con la harina de avena sumamos vitaminas B.

Ingredientes:

200 gr de zanahorias

70 gr de queso rallado

4 cucharadas de harina de avena

2 huevos

Sal

Preparación:

Pelamos las zahorias y las rallamos. En un recipiente con medio vaso de agua, las cocinamos 3 minutos en el microondas. Las escurrimos en un paño y ya secas, añadimos queso rallado, la harina de avena, un poco de sal y los huevos.

Precalentamos el horno a 180 grados, estiramos la masa y cortamos a cuchillo o molde, con formas relativamente similares de tamaño y espesor. Las horneamos por diez o quince minutos hasta que estén doradas. Esperamos que se enfríen un poco y listo.

Y hay muchas recetas saludables más. Son sanas y fáciles de preparar.