Es cierto que ahora se pueden pedir a domicilio y listo. Pero hoy nos vamos a esmerar: preparamos desayunos especiales para el día del padre. Porque se lo merece.

Ni siquiera hace falta un llamado. Hoy, con un WhatsApp, podemos pedir y tener el desayuno personalizado en la puerta de casa, a la hora que indiquemos, sin ningún esfuerzo.

Pero nada mejor que preparar el desayuno para el día del padre con nuestras propias manos. Hablamos de sorprenderlo en la cama el domingo y que sienta desde el primer minuto que hemos pensando mucho en él, en agasajarlo, rodeado de sabores y mucho amor.

Algunos dirán que es muy de la vieja escuela, muy clásico. Sin embargo, acercamos opciones de desayunos para el día del padre que van con todos los gustos y estilos: menos arriesgados, un toque más modernos, un poco más del mundo.

Nos vamos a organizar, hacemos las compras sin que se dé cuenta, y manos a la obra.

Seguro que será más valorado y reconozcamos, más económico también.

Niños y pantallas: ¿ya es hora de que tenga una Tablet?

El desayuno para el día del padre

Lo primero que necesitamos para el desayuno del día del padre es una buena bandeja.

Si el material lo permite, podemos intervenirla artísticamente y personalizarla.

Agreguemos un individual como base, y ahí sumamos una taza que también podemos intervenir, un buen vaso de jugo de naranjas exprimidas y algo rico para comer.

Quizás le guste más el café o el té, sumemos azúcar o edulcorante, un poco de manteca y mermelada. Pero es muy cierto que puede ser más del mate: llevemos un termo con agua caliente también.

A la hora de las confituras, seguro tenemos una panadería cerca, pero no. Vamos a poner manos a la obra con todos los elementos necesarios. El desayuno especial para el día del padre será hecho por nosotros. Vamos con 3 recetas distintas:

Pancakes de avena y banana

Ingredientes:

200 g de avena

1 huevo

1 banana

Leche de coco

50 g de azúcar negra

5 g de polvo de hornear

5 g de canela molida

Aceite de girasol

Preparación:

Mezclamos la avena con el polvo para hornear, la canela y el azúcar, hasta obtener una especie de harina gruesa.

Agregamos leche de coco y el huevo y batimos hasta lograr una mezcla homogénea y algo espesa. Calentamos un sartén con unas gotas de aceite.

Vertemos el contenido de un cucharón de masa y cocinamos de 3 a 4 minutos hasta que empiece a burbujear. Lo giramos y dejamos 3 minutos. Para servir, agregamos algunos frutos rojos, la banana y un toque de miel.

Magdalenas de leche condensada

Ingredientes:

200 g leche condensada

150 g harina repostera

2 huevos

1 cucharadita de polvo de hornear

Ralladura de limón

Aceite de oliva

Azúcar impalpable

Preparación:

Batimos los huevos, la leche condensada y el aceite. Luego va la ralladura de limón e incorporamos con una espátula la harina con la levadura, previamente tamizadas.

Tapamos con papel film y llevamos a la heladera varias horas. Luego, completamos ¾ de cada molde y espolvoreamos azúcar.

Introducimos la bandeja en el horno precalentado a 180ºC y cocinamos por 20 minutos. Tienen que estar frías antes de desmoldar. Buen acompañamiento para el desayuno del día del padre.

Muffins o panecillos ingleses

Una pequeña trampa: vamos a comprar muffins salados o chips o mini sacramentos y listo.

El toque va a ser el relleno. Vamos a cortarlo a la mitad y los llevamos al horno a tostar.

En otras dos sartenes, una con aceite y otra sin él, freímos los huevos al estilo desayuno continental y en la seca, bacon o panceta ahumada hasta que quede dorada y crujiente.

A la hora del montaje, tomamos el muffin y en su interior colocamos queso y la panceta ahumada bien caliente para que fusione. Por último colocamos el huevo frito cuidando que la yema no se rompa.

Tres opciones bien distintas de desayunos especiales para el día del padre.
Por último, podemos añadirle una tarjeta con mensaje personal ¡Y listo!