Cocinar no puede ser un sacrificio. Por eso repasamos las bondades y alguna receta para aprovechar el grill eléctrico.

Grilles eléctricos hay de muchos tamaños, marcas, precios y formas, y elegir el correcto puede depender incluso de gustos.

Para los encuentros con los afectos, cuando nos reunimos con o sin excusa alguna, los platos a compartir suelen llevarnos esfuerzo, horas y complejas variables de cocción.

El grill eléctrico llega para simplificar notablemente estos pesares.

Podemos preparar desde simples sándwiches que saldrán calientes y crujientes, hasta esmeradas recetas para llevarnos el aplauso de los comensales.

Si tenemos uno, ya sabemos sus beneficios. Si no, nos preguntaremos qué podemos hacer en este tipo electrodoméstico. La respuesta puede ser amplísima, ya que sobre sobre sus planchas internas, ya sean cerradas, abiertas, horizontales y en algunos modelos verticales, podemos cocinar todas las carnes, pescados, verduras y muchos sabores más que se nos ocurran.

Su cocina es casi sin grasas, y es rápida.

Niños y pantallas: ¿ya es hora de que tenga una Tablet?

Cuatro grandes ventajas de cocinar con grill eléctrico

Lo llamamos grill porque ya lo tenemos asimilado así, pero no deja de tratarse de una parrilla eléctrica.

Lo cierto es que este aparato se ha convertido en algo más que un mero complemento de cocina, incluso reservado para unos pocos. En algunos casos, hasta decorativo.

Hoy, su versatilidad y capacidad para sacar el mejor sabor de los alimentos de manera natural, hace que su incorporación a la cocina sea inevitable.

Si aún no conocemos sus ventajas, aquí repasamos cuatro principales:

  • Cocinar casi sin grasa: la alimentación sana de estos tiempos, llamada comida healthy e incluso foodie, persigue los objetivos de comer mejor. Claro que implica cocinar de manera diferente con otros electrodomésticos y el grill eléctrico es uno de ellos. A nivel mundial se viene registrando, año tras año, un incremento en la demanda de grilles. Esto explica la tendencia hacia una alimentación saludable y esta nueva costumbre de cuidar al máximo lo que comemos. El grill eléctrico prescinde de la grasa para la cocción, sin sacrificar los sabores.
  • Sabor a parrilla: es uno de los puntos más sabrosos entre sus ventajas, ya que el toque de la parrilla en nuestros alimentos, permanecerá inalterable para que lo disfrutemos. Puntazo para el grill.
  • Limpieza simple: en estos tiempos apurados, que la limpieza sea simple y rápida, vale mucho. Es un aparato muy cómodo para ser lavado. Los restos o salpicaduras de cocción, se retiran rápidamente de las superficies.
  • Multifunción: la versatilidad es un valor diferencial a la hora de elegir un grill eléctrico para nuestro hogar. Y esto lo hace aún más atractivo. El grill es sartén, parrilla y horno eléctrico, es decir, tres en uno.

Atención: es muy importante a la hora de la limpieza, no mojarlo. Por eso, en algunos modelos, se pueden extraer las planchas para higienizarlas de manera externa.

Otro punto a tener en cuenta, es el consumo. Vigilemos su uso para no tener sorpresas en la factura de la energía eléctrica.

Receta

A continuación,  acercamos una receta para hacer todo al grill eléctrico: un delicioso pollo asado a la barbacoa.

El pollo asado es uno de los platos con más aceptación a nivel familiar.

Le vamos a dar un toque de barbacoa para que se distinga, y quede con la sensación de ahumado en el paladar.

Esta receta es típica de Portugal y rinde para 4 comensales. Si somos más para comer, multipliquemos los ingredientes.

Los sabores se irán uniendo al ritmo de la cocción, quedando parejos y sutiles, pero con presencia.

Ingredientes:

Muslos de pollo.

4 dientes de ajo

1 taza de aceite de oliva.

Jugo de medio limón.

1 cucharadita de pimentón dulce.

1 cucharada sopera de whisky aunque puede ser vino blanco o coñac.

Sal gruesa y pimienta.

Preparación:

En un mortero, pelamos y machacamos los ajos. Luego incorporamos todos los demás ingredientes, menos el pollo.

En una fuente profunda, colocamos el pollo con algunos cortes para que absorba el sabor de la mezcla, ya que le verteremos el preparado anterior a la proteína.

Dejamos macerar no menos de 2 horas.

Cumplido ese plazo, encendemos nuestro el grill eléctrico y colocamos en su interior nuestras porciones de pollo macerado. Podemos pincelar ambas caras de la carne para que el sabor externo sea más parejo. La carne de nuestro pollo tiene que quedar cocida, su exterior crocante y dorado, sin llegar a quemarse.

Si necesitamos más salsa, repetimos la receta inicial. Incluso puede sumarse a la mesa como un aderezo.

La cocción en el grill eléctrico no debería tardar más de 30 minutos, pero siempre depende del gusto del cocinero y de los comensales invitados. Al ser piezas pequeñas y no el pollo entero, la cocción no es larga.

Si nos gusta el picante en las comidas, podemos agregar más pimienta a la salsa.

La guarnición puede ser con variables de papas, fritas, hervidas o en puré. También marida perfecto una buena selección de ensaladas verdes de estación.

Como vemos, la incorporación del grill eléctrico en nuestra cocina puede ser un gran hallazgo.
A la hora de encontrarnos, cocinar con este nuevo electrodoméstico, hará que la cena pase de ser un dolor de cabeza a una experiencia simple, práctica, sana y deliciosa a la vez.