La pandemia trajo la masa madre a los hogares, pero ¿es posible preparar un pan dulce con ella? La respuesta es sí.

Los tiempos de coronavirus hicieron florecer al cocinero o chef que tenemos dentro. En esa aventura, llegó para quedarse la masa madre, mezcla de elaboración sencilla y que permite su conservación y reutilización.

Para aquellos que aún no se acercaron a la mesada, la masa madre es un fermento natural compuesto de harina y agua y que no contiene levadura añadida ya que la propia harina posee naturalmente levaduras y bacterias que provocan la fermentación de manera espontánea. Toda esta elaboración tiene un sabor y aroma realmente especial y distintivo. Suele necesitar paciencia, trabajando incluso el día anterior.

De todas formas, en parte del proceso, puede agregarse alguna levadura como para reactivar o generar el resultado deseado, dependiendo el producto a elaborar.

¿Podemos utilizar masa madre natural para hacer pan dulce? Claro que podemos, y vamos a proceder paso a paso.

Niños y pantallas: ¿ya es hora de que tenga una Tablet?

A cocinar

A la hora de adquirir uno de estos artefactos tan deseados, debemos tener en cuenta tres elementos iniciales y esenciales.

La masa madre de fermentación natural ha llegado para formar parte importante de nuestras recetas, tanto dulces como saladas, como en caso del pan.

Otra gran ventaja de esta masa es que se suele conservar un fragmento de la preparación anterior y se integra a la nueva o siguiente. Los que saben dicen que es parte de su magia y encanto.

Comenzamos con la receta para nuestro pan dulce de masa madre.

Primero, la confección de la masa madre natural.

Ingredientes:

  • 1 kilo de harina 0000.
  • 600 centímetros cúbicos de agua.
  • 160 gramos de azúcar.
  • Y agregamos solo 20 gramos de levadura instantánea.

Preparación:

Este proceso comienza antes, cuando mezclamos todo hasta lograr una masa homogénea. Dejamos reposar a temperatura ambiente, hasta que duplique su volumen.

Con esto listo, pasamos al pan dulce.

Ingredientes:

  • 750 gramos de harina 0000.
  • 200 gramos de la masa madre preparada anteriormente.
  • 180 centímetros cúbicos de agua.
  • 330 gramos de azúcar.
  • 10 gramos de levadura instantánea.
  • 350 gramos de yemas.
  • 30 centímetros cúbicos de agua de azahar.
  • 30 centímetros cúbicos de licor triple sec.
  • 15 gramos de sal.
  • 30 gramos de leche en polvo.
  • 400 gramos de manteca fría.
  • 350 gramos de cáscara de naranja confitada.
  • 350 gramos de pasas de uva.
  • 350 gramos de chocolate.
  • 350 gramos de nueces.

Preparación:

Primero el fermento de masa madre. Recordemos mezclar y dejar reposar.

Ahora pasamos a la masa de nuestro pan dulce.

En un recipiente de batidora, mezclar a velocidad baja, la masa madre, harina, azúcar, agua, levadura instantánea y las yemas, que serán cerca de 18. Le sumamos el agua de azahar, el licor, la sal, leche en polvo y la manteca. Que trabajen en conjunto y se vayan uniendo armoniosamente.

Con todo unido, apuramos la batidora de marcha. Incorporamos las cáscaras de naranjas confitadas, pasas de uva, nueces y el chocolate picado. Es importante que sumemos estos productos pero que no los amasemos.

Con todo unido, dejamos fermentar 30 minutos.

Pasada esa media hora, dividimos la masa total en bollos de medio kilo y empezamos a darle forma. Colocamos cada bollo en su respectivo molde y dejamos reposar en la heladera 24 horas. Sí, un día en la heladera.

Tras ese proceso, retiramos y dejamos fermentar otra vez, pero ahora a temperatura ambiente por 3 horas y media aproximadamente o hasta que la masa llegue al borde de nuestro molde.

Con el pan dulce ya levado, horneamos unos 20 minutos a 170 grados. Luego bajamos la temperatura a 160 grados por unos 10 minutos más y luego retiramos.

Para guardarlo es aconsejable dejarlo enfriar completamente. También podemos colocarlo en un recipiente, pero que sea con tapa para que no tome olores ni se reseque, manteniendo mejor su humedad.

“Bonus track” para la mesa navideña y para aprovechar la masa madre.

Budín navideño de masa madre

Es un clásico acompañar la mesa navideña con un budín de limón. Lo particular es que lo haremos con masa madre, que ya tenemos en la heladera.

La masa es muy versátil, ya que se le pueden agregar frutos rojos, chips de chocolate, algún otro cítrico o extracto de sabor. Todo le queda bien.

Si nos ponemos ingeniosos, podemos combinar distintas coberturas, formas y decoraciones, permitiéndonos tener siempre a mano un bocado dulce y, en simultáneo, le damos más usos a nuestra masa madre.

De todas formas es importante tener en cuenta que, como siempre que se utiliza masa madre, la preparación debe tener antelación para que la masa en cuestión esté activa.

Budín de masa madre

Ingredientes:

  • 100 gramos de manteca.
  • 1 taza de azúcar.
  • Ralladura de 1 limón.
  • 2 huevos.
  • 1/2 cucharadita de sal.
  • 2 y 1/2 taza de harina 0000.
  • 3/4 cucharadita de bicarbonato.
  • 1/3 taza de agua.
  • 1/3 taza de jugo de limón.
  • 1 taza de masa madre activa.

Procedimiento:

Precalentar el horno a 180 grados. Enmantecar y enharinar la budinera.

Batimos la manteca con el azúcar y la ralladura hasta que esté bien cremosa. Agregamos los huevos uno por vez, batiendo cada incorporación.

Mezclamos harina, sal y bicarbonato, que reservamos para luego.

Lo mismo con la mezcla de agua, jugo de limón y masa madre. Que repose también.

Incorporar alternadamente secos y líquidos al batido final.

Colocamos todo en el molde enmantecado y horneamos aproximadamente 45 minutos.

Luego de la cocción, dejamos enfriar y decoramos.

Con estas dos recetas habremos dado nuevos sabores y texturas a la mesa dulce de Navidad y además, aprovechamos nuestra masa madre en otros productos que no sean simple y sabroso pan.

¡A disfrutar!