Un nuevo artefacto de cocina que tiene amantes y detractores, por meterse con algo tan sagrado como las papas fritas.

Las contras de freír las conocemos desde siempre: el olor que todo lo impregna, las calorías que genera, el gasto de aceite, el peligro de quemarse, lo tedioso de la limpieza, y algunos puntos más.

Pero qué deliciosos son los platos fritos.

La buena noticia llegó: la freidora sin aceite se suma a nuestra cocina, evitando todos los malos tragos anteriores y además, cuidando nuestra salud.

En resumidas cuentas, más que freír, cocina con aire caliente, como un horno de los que ya conocemos. Como el calor es completamente parejo, no necesita utilizar aceite como medio de cocción, evitando que nuestra comida esté sumergida. Sí se le puede agregar una cucharadita o unos toquecitos de aceite vaporizado para evitar que se pegue y darle un sabor similar al que conocemos, pero nada más.

Niños y pantallas: ¿ya es hora de que tenga una Tablet?

Es cierto que, así como muchos creen que la milanesa de soja no es milanesa, los fanáticos de las papas fritas, dicen que no son fritas. Pero los productos que pasaron por la freidora sin aceite consiguen una textura y sabor similar, aunque no idéntico, a los que pasan por sartén. El extra es que nos ahorramos la parte engorrosa de la cocina y nos procuramos una alimentación más saludable, manteniendo el sabor pero sin agregar calorías.

Como aliada de la cocina, la freidora sin aceite nos trae otras soluciones de cocción. Por ejemplo, al funcionar como una especie de horno pequeño, nos brinda la opción de asar, tostar, hornear además de freír, es decir, muchas respuestas más que funcionales

¿Cómo funciona una freidora sin aceite?

Si lo resumimos, podríamos decir que su funcionamiento es similar a un horno o cocina, por medio de la circulación rápida de aire caliente.

La freidora sin aceite cuenta con un recipiente que establece la capacidad y volumen de lo próximo a cocinar, controles de tiempo y temperatura. Así de simple.

¿Podemos cocinar todo tipo de alimentos?

Sí, sin dudar. Es verdad que nuestra debilidad suelen ser las papas fritas, pero no descartemos milanesas, nuggets o empanadas, por ejemplo.

Son muy sanas y generan un sabor muy sabroso en las carnes, como pescado, pollo o cerdo.

Y la pregunta que todos queremos saber también tiene respuesta positiva: en la freidora sin aceite podemos hacer huevos fritos.

Elegir la mejor freidora sin aceite

A la hora de comprar y decidirnos por la mejor freidora sin aceite para nuestra cocina, debemos tener en cuenta no solo el precio, sino también la capacidad y consumo.

Precio: el precio evidentemente es el criterio número uno ya que es una erogación que nos llevará algún esfuerzo. Pero no es el único ítem a evaluar, ya que debemos considerarlo una inversión en nuestra calidad de vida y en pos de una alimentación más saludable.

Capacidad: hay freidoras sin aceite de diferentes tamaños y dimensiones. La pregunta principal que debemos hacernos es para cuántas personas cocinamos habitualmente. Esto permitirá seleccionar la capacidad correcta, sin pasarnos de porte o quedarnos con una freidora pequeña.

Dimensiones: Como en todo nuevo artefacto de nuestro hogar, especialmente en la cocina, debemos imaginar y establecer una ubicación para su uso e incluso, para cuando no la utilicemos.

Consumo: la potencia se trasladará directamente a nuestra factura de luz, por lo que, antes de comprar, asesorémonos con el vendedor sobre todos los detalles de consumo. También es importante tener en cuenta que no es un artefacto de uso constante, como una heladera, por lo que tenemos cierto control sobre la energía que necesita para funcionar.

Comer más sano y mejor

Al ser consultados aquellos que ya cuentan con una freidora sin aceite, también llamada freidora de aire caliente, coinciden en que el principal propósito de su adquisición fue y es cocinar más sano, más saludable, con menos calorías.

En estos tiempos, gracias a las opciones y a la información con la que contamos, estamos realmente ocupados en preparar mejores comidas para nuestro cuerpo, buscando ingredientes lo más naturales posible y tratando de equilibrar nuestra dieta para que nuestro organismo se sienta bien.

Con esta idea en mente, la freidora sin aceite será consecuente con nuestro propósito de preparar comida sana.

Algunos consideran que es el paso evolutivo de las cocinas al vapor o vaporeras. Ahora con los sabores de los alimentos fritos.

En números, nuestra nueva freidora nos permitirá reducir el consumo de aceite en un 80% e incluso, podríamos retirarlo del todo, sin aceite, por circulación de aire caliente.

Beneficios que aporta una freidora sin aceite

– Reducción de calorías extras que aporta el hecho de freír en aceite o grasas.

– Reducción del tiempo para cocinar. También ofrece la programación de tiempo y potencia.

– Reducción del gasto energético o consumo.

– Facilidad de limpieza y sin olores.

Como vemos, cocinar con sabor a frito, pero más sano y con menos calorías, es posible.
La freidora sin aceite es nuestra aliada en la cocina para cambiar algunos hábitos sin perder sabor.