Las máquinas para hacer algodón de azúcar en casa son tendencia alrededor del mundo, pero saber cuál comprar tiene sus secretos.

Sin dudas el aroma del algodón de azúcar nos genera algún recuerdo o nos lleva a algún lugar mágico.

Esa sensación de despegar con los dedos una especie de nube de algodón azucarado era de las mejores sensaciones que se vivían en las ferias, parques, circos o cumpleaños.

Por eso, hoy proponemos no quedarnos solo con el recuerdo del pasado, sino aprovechar que la tecnología ha permitido que podamos traer a nuestros hogares una máquina de algodón de azúcar. Nuestra. Propia. Sin horarios. Sin límites.

Claro que no es un artefacto que uno compre todos los días, por consiguiente es muy importante tener en cuenta especificaciones y características antes de elegir y luego adquirir una.

Niños y pantallas: ¿ya es hora de que tenga una Tablet?

Consejos para comprar una máquina de algodón de azúcar

A la hora de adquirir uno de estos artefactos tan deseados, debemos tener en cuenta tres elementos iniciales y esenciales.

  • Facilidad de uso: es muy importante leer el manual de instrucciones al menos la primera vez. Ya luego, su uso no reviste complicaciones y las maquinas vienen listas. Por comodidad, busquemos una zona de ubicación que sea amplia. Y listo.
  • Nubes homogéneas: los algodones de azúcar que generemos tienen que ser similares entre sí. Las maquinas por lo general así lo ofrecen. Es importante asegurarnos que el motor que viene con la maquina trabaje bien en continuado y sin levantar temperatura. Es cierto que esto no lo sabremos hasta ponerla en marcha y exigirla, pero bien podemos buscar comentarios en los foros de los compradores anteriores.
  • Durabilidad del equipo: asegurémonos que la estructura sea firme y que el cuenco permanezca bien ajustado mientras la usamos. Si el bolsillo lo permite, adquiramos modelos denominados profesionales o semiprofesionales, que están pensados para alta demanda y exigencia continuada.

Existen también otros puntos a no descuidar antes de la compra:

  • Mantenimiento y limpieza: no deben ser dos puntos complicados que incluyan un paso a paso muy complejo. Pero sí es muy importante la limpieza ya que aquí se produce un alimento. Por suerte tanto los modelos hogareños como profesionales no generan complicaciones de limpieza ni requieren productos específicos para la misma.
  • Tamaño: el tamaño del algodón de azúcar está relacionado directamente con el porte del tazón de aluminio. Con esa referencia podemos acertar el tamaño que necesitamos. Si es para uso doméstico, dependerá de la frecuencia y uso que le demos y la cantidad de potenciales consumidores.
  • Precauciones y seguridad: tanto en casa como en público, solo la persona a cargo debe estar en contacto directo con la máquina y la materia prima. No nos acerquemos más de lo necesario a la estructura mientras el motor está en marcha ya que alcanza grandes velocidades.

Las máquinas de algodón de azúcar están teniendo gran demanda a nivel mundial y son tendencia. Esto permitió que las marcas profesionales apuntaran también a acercar opciones hogareñas de sus modelos.

Gracias a las plataformas y el e-commerce, podemos acceder fácilmente máquinas profesionales de nubes de azúcar y también a opciones económicas para un uso hogareño moderado. Ahora podremos tener en casa un aparato que despierta sonrisas a un precio razonable.

Existe gran variedad en marcas y modelos, pero como apuntamos, hay ítems basicos a tener en cuenta antes de la compra.

Lo que merece la pena destacar por parte de las marcas en el mercado, es que la mayoría ofrece opciones que cuentan con un tamaño adecuado para cualquier casa y que se puede guardar fácilmente.

Debemos buscar una máquina resistente al desgaste si le vamos a exigir mucho. Por algo las máquinas de algodón de azúcar comerciales o profesionales son más grandes y robustas. No le pidamos a una máquina doméstica lo que no puede dar.

Hay modelos para nuestra casa que permiten un funcionamiento continuo para que los peques no tengan un ataque de ansiedad.

La mayoría de los mismos cuentan con un interruptor, un controlador de temperatura y una pala de acero inoxidable que permite rellenar con azúcar en el mecanismo giratorio.

Suelen incluir una especie de base desmontable, fácil de limpiar y volver a colocar, además del tazón.

Pero ¿cómo funciona una máquina de algodón de azúcar?

Esta delicia no tiene grandes trucos o secretos de confección. De hecho, allá por el año 1400 había italianos que hacían nubes de azúcar a mano.

Si bien la máquina ha avanzado con la tecnología y acercado la comodidad y practicidad, su funcionamiento sigue siendo básico, gracias a la fuerza centrífuga.

El proceso es el siguiente:

  • Colocamos el azúcar y el colorante en el centro de la máquina.
  • Va rotando el motor, que gana gran velocidad, generando calor.
  • Comienza a derretirse el azúcar, volviéndose líquida.
  • Los finos hilos de azúcar líquida, gracias a la fuerza centrífuga, toman contacto con el aire a menos temperatura y se solidifican.
  • La acumulación de finos hilos de azúcar solidificados comienzan a agruparse formando una nube.
  • Allí, con un palo o pequeña varilla, juntamos esta gran burbuja y a disfrutar del delicioso manjar.

Iremos ganando habilidad con la práctica, logrando nubes bastante grandes que vuelvan locos a los peques.

Es una divertida inversión. Esta máquina de algodón de azúcar resultará ideal para fiestas de cumpleaños, tardes de pileta o para una función de cine improvisada en pijamada.