Convertirse al veganismo para algunos es una tendencia, para otros una necesidad. Lo cierto es que forma parte de un proceso. Veamos cómo comenzar a ser vegano.

El veganismo es una tendencia alimenticia mundial que crece día a día y que encuentra sustento en la decisión de no incorporar y de hecho, eliminar, cualquier producto de origen animal de la dieta. Y en la vida.

Comenzar en el veganismo no es fácil y siempre depende de la fuerza de voluntad y del convencimiento. Por eso hoy repasaremos consejos útiles para comenzar la transformación.

Estos consejos servirán para quienes tienen decidido pasarse de la condición natural de ser omnívoros al veganismo, ayudando a cambiar sus hábitos alimenticios.

Está claro que el veganismo es una tendencia o corriente que va más allá de la alimentación. Quienes argumentan su cambio esgrimen argumentos filosóficos, éticos, políticos y la responsabilidad y compromiso con el medio ambiente y la vida.

Niños y pantallas: ¿ya es hora de que tenga una Tablet?

El veganismo en la sociedad

El veganismo a nivel mundial, no solo gana cada vez más fieles, sino que crece en opciones y posibilidades de natural desarrollo.

Por ejemplo, es cada vez más frecuente encontrar restaurantes veganos, productos veganos en los supermercados, alternativas veganas en los menús de muchos locales y hasta emprendimientos con delivery de productos veganos exclusivamente.

Sepamos también que el veganismo, al sustituir principalmente la carne, se nutre de productos que suelen llevar procesos de preparación. Estemos bien equipados con procesadoras, licuadoras, ralladoras, vaporeras y más. Serán muy útiles.

Por eso, si esta tendencia nos intriga o ya nos tiene cautivos desde lo racional y el compromiso, comencemos a repasar algunos consejos para comenzar en el veganismo.

Consejos para comenzar en el veganismo

Comenzar una dieta dentro del veganismo puede ser complejo y por momentos, confuso. Ante la duda, consultemos a un nutricionista que nos guie sanamente.

Pero sepamos lo siguiente:

– La carne, el pescado y los huevos se sustituyen por legumbres, tofu, tempeh y seitán.

– Los productos lácteos se sustituyen por frutos secos, leches vegetales y yogures, acompañados de algunas verduras.

– Mucha fruta y mucha verdura es la base del cambio. Para cuando la asimilación del hábito haya quedado firme en nuestras costumbres, deberán representar la mitad de todo lo que consumimos como veganos.

Consejos:

– Elijamos productos tradicionales. Nuestra dieta de ingreso al veganismo no puede estar repleta de tofu. Apuntemos fuerte a verdura, fruta y variedad de legumbres.

– Busquemos sustituto a nuestras comidas favoritas. Hoy hay opciones hasta de postres. Investiguemos nuevas recetas.

– Combinemos sabores. Algunos que eran impensados cuando no éramos veganos. Seamos creativos.

– Sumemos superalimentos: así se conocen, por ejemplo a las legumbres que cuentan con tantas propiedades y posibilidades de adaptación, pudiendo hacer desde ensaladas a hamburguesas.

– Bienvenidos los frutos secos, que nos aportarán una gran cantidad de nutrientes y pueden convertirse en una opción de snack perfecta.

– Seamos pacientes en el proceso de adaptación. Convertirse al veganismo es un cambio que puede resultar bastante radical, según nuestras costumbres previas. Debemos darle tiempo a nuestro cuerpo.

El veganismo como estilo de vida

El veganismo no se reduce únicamente al no consumo de alimentos de origen animal o a la exclusividad de alimentos vegetales, por así decirlo.

Va más allá y encuentra como límite cualquier tipo de producto que implique explotación animal. Es por ello que el veganismo abarca desde cosméticos hasta miel, pasando por el vestido, el calzado, la higiene y más.

El propósito último y mayor es disminuir el sufrimiento animal. Por lo tanto el veganismo incluye una alimentación 100% vegetal, pero es mucho más que una dieta.

Por eso acercamos estos consejos para dar los primeros pasos.