Foodie es una palabra que viene del inglés y define a aquellas personas que son aficionadas a la buena comida y bebida. Bienvenidos a la cocina foodie.

¿Qué es un foodie? Preguntado así suena hasta un poco agresivo, pero en definitiva, los foodies son personas que adoran y disfrutan del buen comer y todo lo que se relaciona con el mundo de la comida.

No temen experimentar nuevos sabores y probar con recetas extrañas. En ese amplio universo de goce en paladar, los foodies disfrutan tanto de salir a un buen restaurante como quedarse en casa y cocinar. Es la experiencia el atractivo.

Ser un foodie no los convierte ni en expertos ni en especialistas de la gastronomía. Tampoco implican gustos refinados como un gourmet.

Ese buen comer que lo apasiona es amplio, casi ansioso o entusiasta por disfrutar y descubrir.

No lo deslumbran las estrellas Michelin ni los laureles de los restaurantes elegantes. Prefiere comida de calidad y aprender de recetas y sabores que no conocía.

A estos platos suelen acompañarlos con buena bebida también. Todo pasa por vivir la experiencia en el mundo de la gastronomía foodie.

Lo que va a comer y beber no le da igual. Está siempre interesado por los detalles más pequeños pero también por la estructura macro e industrial de lo que va a consumir. Sabe de etiquetas, degustaciones, añejamientos, ciencia y trucos de la cocina, lugares clásicos y modernos, y todas las tendencias.

Es importante remarcar que el foodie no come por comer, come al detalle, analiza y es por eso que comúnmente come bien, sano y sin descuidar la salud.

A los foodies les encantan los libros de recetas, los canales de cocina, las revistas especializadas en el tema. La web y los blog, los podcasts y tutoriales son su debilidad, lo mejor del universo para este amante de paladar exigente.

Foodie no es una palabra nueva, ya que se habla de esta definición desde mediados de los años ochenta.

Niños y pantallas: ¿ya es hora de que tenga una Tablet?

Cocina foodie

Cada vez es más común encontrar un rincón foodie en la carta o menú de los restaurantes. Los platos típicos de algunos países o continentes, exóticos o no, con combinaciones originales y novedosas de sabores, texturas y especias, son imanes para el público foodie.

Los majares suenan raro, el sabor es un descubrimiento y a veces hasta es difícil explicar de qué se trata lo que estamos comiendo.

Por eso acercamos algunos platos que son un muy buen primer paso para ingresar al mundo de la cocina foodie.

Hummus

Es la punta de lanza de la gran variedad gastronómica de Oriente Medio. Es tendencia desde hace un tiempo aunque en la mesa de muchos hogares a nivel mundial, ya era un hábito. Sus propiedades hacen que haya quienes reemplacen la carne por el hummus. Es un plato imprescindible y relativamente sencillo de preparar. Se trabajan con las manos brotes de garbanzos, salsa tahini, comino, ajo, jugo de limón y pimienta. Obviamente los kilómetros y culturas siempre algo le añaden o cambian, hay variaciones, pero estos ingrediente son los básicos que no faltarán.

Arepas

Se habla de ellas desde hace casi 4 años. Son como el sándwich de los foodies. Es un bocado que se come mayormente con la mano, fresco y sabroso como su tierra natal: Venezuela. La arepa acompaña todos los momentos y comidas del día, incluso el desayuno. Se las puede rellenar con quesos, cremas, aderezos, lo que más nos guste. Es solo cuestión de descubrir nuestra arepa predilecta.

Ramen

Es uno de los platos orientales que más triunfa dentro del mundo foodie. El ramen realmente nació en China pero los japoneses fueron generando fusiones con el producto hasta lograr una combinación nutritiva, sabrosa y muy económica.

Lo que marca la diferencia en este plato de tendencia foodie es el caldo. Hoy lo encontramos en varios restaurantes, pero su receta no es simple: lleva tiempo, pasión y una paciencia asiática y minuciosa.

Musaka

El recetario griego tiene estas perlas. Las musakas para ellos son comparables a las tapas en España o un asado en Argentina. Tradición pura. Es una preparación que requiere técnicas de cocina, por lo que podríamos necesitar algunos ensayos de práctica antes de invitar comensales.

La musaca o musaka es un plato tradicional en Medio Oriente, hecho a base de berenjenas, especialmente popular en la cocina palestina. Como ocurre con todo, la receta tradicional sufrió variaciones con el paso del tiempo y de las gentes. Pero los que saben dicen que hay un secreto que ya fue descubierto: agregarle una pequeña cucharada de canela a la mezcla de la carne. Esto hace toda la diferencia en el paladar.

El mundo foodie tiene todo: sabores, descubrimientos, investigación, riesgo, tradición. Y lo mejor de todo, no lo detiene ningún prejuicio. Bien por él.